Un viaje extraordinario

Sinopsis

La bicicleta es un medio de transporte personal de “propulsión humana”, es decir impulsada por el propio viajero, accionando los pedales con el esfuerzo muscular de sus piernas. El hombre siempre ha buscado la manera de movilizarse más rápido, y así nació la bicicleta para trasladarse en todo terreno, hasta entre las olas si fuese necesario.

No importa el sol, ni la lluvia, ni el calor, ni el frío, ni el agotamiento, ni el hambre, ni la enfermedad, ni los imposibles, hay que pedalear, fuerte y con decisión, con vehemencia, con ánimo, con resistencia y con fe, y es aquí donde se inicia el “viaje extraordinario”, una hermosa visión que Dios puso ante mis ojos: una bicicleta pedaleando sobre las aguas.
La vida es como andar en bicicleta, a veces sobre peñas y terrenos escarpados, sobre caminos desmejorados, accidentados, borrascosos, pero casi siempre sobre caminos llanos, pintorescos, excitantes y esplendorosos. Con esta imagen de lo escabroso y lo sobrecogedor, te reto a pedalear día a día, a que descubras que aunque el viento y el mar rujan, si confías en Dios, podrás pedalear sobre las aguas. La imagen hace un paralelismo entre la vida y la bicicleta, entre el desgastante pedaleo y la gratificante lucha de la existencia.
Aquí les dejo mi bicicleta: una imagen, un símbolo, una metáfora de nuestra vida.

Gracias por su visita

Antes de salir, subscríbase a nuestra newsletter y esté siempre informado sobre nuestros libros.